• Connolly Reddy posted an update 1 month ago

    La casa de apuestas o el ruleta online, es una edificación cultural muy antigua, donde las personas acostumbran a ver qué tanta suerte tienen apostando, estos juegos se han vuelto tan populares, que se ha propagado a nivel mundial y ha sido aceptada en la mayoría de las culturas, a la gente le gusta apostar, la sensación de ganar le da sentido a la vida, por lo tanto desde el inicio las casas de apuestas han sido todo un éxito.

    El nacimiento de los casinos se remonta desde que las sociedades empezaron a formarse, ciudades más grandes, más comercio y más personas comenzaron a convivir en un entorno junto así que entre ellos apareció la necesidad del entretenimiento, se cree que la tradición de las apuestas comenzó gracias a los romanos, ellos tenían los juegos de las arenas de gladiadores, allí las personas se reunían y apostaban dinero al mejor peleador.

    Otro evento en el cual solían apostar, era en las carreras de cuadrigas, un deporte romano que era una gran fuente de apuestas entre los plebeyos antes de Cristo. Se puede decir que el origen de las apuestas es griego y romano, ya que, con el nacimiento de los deportes nacieron en conjunto las apuestas.

    Las casas de apuestas decayeron con los años con la caída del imperio romano, las guerras y la escasa población de personas hicieron imposible el ocio de las ciudades, y no se retomaron hasta el año 1000 por las carreras de caballos y los duelos entre caballeros, una vez más la población en general comenzó a apostar dinero en estos eventos.

    Los gobiernos trataron de impedir las apuestas, lo que llevó a este ocio a volverse clandestino, de hecho en la actualidad muchas casas de apuestas en diferentes países son clandestinas aun, ya que, las políticas de algunas culturas no las permiten.

    Con el paso de los siglos las apuestas salieron de los deportes para popularizarse en eventos públicos como juegos de cartas, las posadas u hospedajes fueron los primeros lugares parecidos a un salón donde los huéspedes descansaban y apostaban mientras durara su estadía.

    Cuando comenzaron a ser legales las casas de apuestas

    En el año 1845 por primera vez en la historia el gobierno inglés decide legalizar las apuestas deportivas, debido a que tenían gran popularidad los juegos de carreras de caballos, desde este momento se abrieron locales de manera legal, donde las personas acudían a formalizar sus apuestas y contribuían con las arcas del estado, aquí nacen las casas de apuestas formalmente.

    Las apuestas deportivas tomaron popularidad por los ingleses, con los caballos y las carreras de galgos, los colonos ingleses fueron los que llevaron las casas de apuestas a estados unidos, la popularidad de apostar se mantuvo fuerte durante todo el siglo XX.

    Por todo el continente comenzaron a abrirse los primeros salones de juego, donde las personas asistían a apostar formalmente y a pasar un rato de ocio, cada país tenía su juego estrella en el cual las personas apostaban.

    Con la llegada del internet llego el casino online, es un salón virtual en línea en el que las personas apuestan dinero electrónico mediante juegos de cartas o eventos deportivos, en el siglo XXI en el que nos encontramos actualmente la era de la tecnología no iba a permitir que las apuestas se quedaran solo en el mundo físico. Ahora millones de personas de todas partes del mundo pueden apostar en una sala online al mismo tiempo, siguiendo juegos, deportes o clásicos juegos de casinos, esto se ha vuelto una tendencia mundial.

    Las personas ya no tienen que salir de casa a apostar y pueden hacerle seguimiento a apuestas de sus deportes favoritos o iniciar partidas de cartas en deportes online, esta industria produce millones de dólares anualmente y lo mejor es que todo es desde la comodidad de casa.

    Sin duda los casinos virtuales o las casas de apuestas en físico, son una fuente de ocio que ha existido desde siempre y seguirá vigente, ya que, apostar es una de las actividades favoritas de todo el mundo, el ser humano es un ganador por naturaleza y un jugador innato de estos fantásticos y viciosos juegos.